4 RAZONES PARA APRENDER A MEDITAR

Meditar sentir alma

¿Meditar? Yo no tengo tiempo para eso. A mí no se me dan bien esas cosas…

Gracias al mindfulness, la meditación se ha puesto de moda y es una gran noticia. Pero todavía hay mucha gente que se resiste a utilizar una de las herramientas más poderosas que todos tenemos. Hay mucha exigencia alrededor de la meditación y es una pena. No meditar es malgastar un regalo. Es como si nos hubieran regalado un viaje al Caribe siempre que queramos y no lo usamos porque no nos acordamos de cómo se volaba.

Cuando pensamos en meditar imaginamos un gurú en lo alto de la montaña. Alguien iluminado que ha llegado a un estado especial después de muchos años de formación e incluso de una vida ermitaña. ¿Pero quién puede meditar en una ciudad frenética como Nueva York, Londres, Madrid o París? ¿Quién se baja de ese tren en marcha en el que estamos todos subidos?

¿Y si te dijera que puedes sentirte de vacaciones un rato todos los días de tu vida?

Meditar es fácil y gratis. Es mucho más sencillo de lo que creemos. Meditar es como contemplar un atardecer. Cuando nos hacemos el regalo, generalmente en vacaciones, de llevarnos a un lugar especial donde poder ver un maravilloso atardecer, estamos meditando. Si te paras a sentir ese momento recordarás cómo nos sale a todos instintivamente un suspiro o una respiración profunda. Es como cuando llegamos a casa después de mucho tiempo fuera. Meditar es parar a estar contigo. Es respirar profundo y hacer un poco de silencio en esta vida con tanto ruido.

¿Por qué empezar hoy a meditar?

1.- Porque nos ayuda a cuidar nuestro cerebro.

Estamos inmersos en una carrera para ver quién gestiona mejor el estrés. Nos sentimos más capaces si soportamos niveles de trabajo y de tareas infinitas que nos agotan y enferman. Pero no somos conscientes de que soportar esos niveles de presión no le está haciendo bien a nuestro cerebro. Si nuestro cerebro tiene que estar siempre en estado de alerta puede perder su capacidad homeostática y por eso se generan problemas como el insomnio, o pérdidas de memoria y de concentración que tanto nos molestan.

Como dice el médico Dharma Singh Khalsa en su libro La meditación como Medicina: “Cuando la hormona del estrés, el cortisol, toca el hipocampo, destruye sus células… Por tanto someter repetidamente al hipocampo a niveles elevados de cortisol es casi como sumergir el cerebro en ácido”.

2.-Porque nos ayuda a reducir el estrés.

Según la investigación del médico Benson y sus colaboradores, la meditación genera una clara reducción del uso de oxígeno y una secreción notablemente más baja de las hormonas relacionadas con el estrés.

Así que la meditación puede ser tu antídoto para el estrés. De hecho, cada vez más empresas, ofrecen a sus colaboradores programas para meditar incluso durante el horario laboral porque se está demostrando que mejora la eficacia.

3.- Porque nos ayuda a conocernos.

Cuando paramos a meditar, con frecuencia, afloran en nosotros emociones de las que no éramos conscientes. Por eso, en un primer momento, no siempre se consigue la calma tan deseada. Pero si eres consciente de que esto puede pasar, puede servirte para dar respuesta a lo que necesitas y después te será más fácil sentir relajación. Meditar es también una oportunidad para acoger tus emociones.

4.-Porque nos permite conectar con nuestra Creatividad Esencial.

Cuando meditamos somos conscientes de que somos mucho más que nuestros pensamientos, nuestras acciones y nuestros roles. Es una oportunidad para sentir nuestra esencia, nuestra conciencia o nuestra alma, como cada uno lo quiera llamar.

La Creatividad Esencial es aquella que brota de nuestra esencia. De preguntarnos… ¿quién soy, qué quiero, qué he venido a hacer a este mundo? Cuando nos paramos a preguntarnos el sentido de nuestra vida, la creatividad brota sola. Somos mucho más profundos que las vidas que llevamos y la meditación es una puerta a nuestra espiritualidad cotidiana. Una manera de conectar con la energía más poderosa del mundo: El amor que somos.

Entonces… ¿Te animas a probar esta aventura? Sugerencias para empezar:

  1. Ponte ropa cómoda.
  2. Elige un lugar especial donde meditar. Tu “rincón de la inspiración”. Rodéate de cosas que te gusten e inspiren: una lámpara de sal, una piedra que te guste, una planta…
  3. Escoge tu postura: Puede ser sentado con la espalda recta, tumbado en posición de savasana (tumbado boca arriba con las plantas de las manos hacia arriba y las piernas ligeramente abiertas), tumbado en la cama, postura de loto o semiloto (sentado sobre un cojín con las piernas cruzadas)… Que la postura no sea un impedimento para empezar. No hay una manera correcta o incorrecta de meditar. Lo más importante es que te regales este rato contigo.
  4. Elige una música o una meditación guiada que te ayude a comenzar. Puedes encontrar en mi canal de youtube Begoña de Cevallos varias meditaciones que te pueden ayudar “Meditaciones Salud en Espiral”. Si tienes dudas o quieres ampliar esta información puedes escribir a saludenespiral@gmail.com.
  5. ¡¡¡¡Qué disfrutes de tu viaje al Caribe!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s